Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo La Quinta de París

Unidad contra viento y marea

Apenas un instante significa una eternidad cuando se trata de fútbol. Un detalle lo cambia prácticamente todo. El penalti fallado por Víctor Rodríguez y el gol de Cidoncha al Sporting de Gijón el pasado domingo en el minuto 89 de encuentro son de esos ejemplos que se dan con frecuencia y que giran la tortilla de muchos análisis. Si ese balón del centrocampista del Real Zaragoza no hubiera entrado y el conjunto aragonés hubiera sido incapaz de sumar los tres puntos en El Molinón ante un rival con ocho jugadores, el error de Víctor hubiera alcanzado una trascendencia enorme y ahora mismo los ‘palos’ al conjunto de Paco Herrera por manifiesta incapacidad de resolución de un choque que se puso muy de cara serían tremendos. Sin embargo, y afortunadamente, ese gol de Cidoncha dejó en anécdota lo de Víctor e hizo pasar a también a segundo plano las críticas al juego del equipo o el ridículo que hubiera supuesto no ganar ese partido.

Ese instante, ese detalle de Cidoncha logró que la lectura pesimista diera un giro prácticamente radical y se enfocara hacia dos realidades que, sin lanzar las campanas al vuelo, deberían servir de base para creer en un futuro mejor esta temporada. La primera es, por supuesto, la pura verdad que muestra la clasificación, con el Real Zaragoza ocupando por fin uno de los puestos que da derecho a disputar las eliminatorias de ascenso y sólo a tres puntos de la segunda plaza, que sirve para subir directamente. Refrendar este privilegio posicional el próximo domingo ante el Alcorcón, en el encuentro que cierra la primera vuelta,  supondría alejar ciertos fantasmas y quizás lograr que se comience a creer.

La segunda lectura, quizás más importante para no depender del pan para hoy hambre para mañana, es que la plantilla blanquilla ha sacado a la luz una virtud hasta ahora oculta a los ojos del entorno: la unidad frente a la adversidad. El inicio del 2014 no traía buenos augurios, con el club afrontando despidos de futbolistas con mucho peso en el vestuario y los afectados respondiendo con denuncias. En medio, un solitario Paco Herrera ejerciendo de apagafuegos.
 
El Molinón aparecía así como una montaña difícilmente asumible con semejante temporal, pero el Real Zaragoza se sobrepuso como pudo y, con evidentes dificultades, logró un triunfo que refuerza su posición en todos los aspectos, pero especialmente en uno: el mental. Por fin, el conjunto aragonés dio sensación de grupo, mostró una raza y un carácter hasta la fecha inexistentes. Es un buen puntal en el que sostener el proyecto del ascenso, aunque con el lógico escepticismo. Pero al menos, se ha abierto una ventana.
 
No hay que olvidar, sin embargo, que los enemigos, internos y externos, seguirán siendo los mismos. Con un añadido importante: si hasta la fecha las nefastas actuaciones arbitrales  en contra del Zaragoza pasaban prácticamente desapercibidas en el territorio nacional (posiblemente  porque la opinión pública blanquilla no las consideraba como excusas pese a las constantes quejas del entrenador), ‘la batalla de El Molinón’ puede dejar otras secuelas.

Y es que un solo partido en el que los maños se han visto favorecidos esta temporada casi ha ‘dado la vuelta al mundo’, generando la sensación contraria a la que se tiene en la ciudad del Ebro. Son muchos los que no han visto un solo encuentro en toda la temporada del conjunto aragonés, pero que con cuatro imágenes o comentarios en redes sociales acerca del partido del domingo, se atreven ahora a insinuar que esa puntual ‘ayuda’ recibida será algo general en lo que resta de campaña. Luchar contra viento y marea es y será el sino del Real Zaragoza mientras se encuentre en Segunda División. De ahí que la unidad sea innegociable si se quiere alcanzar el objetivo.

Comentarios

Pensar a creer en este equipo siempre y cuando mantenga una regularidad que por ahora no la tiene. Hemos empezado bien el 2014 pero esto es muy largo, pero ante todo y sobre todo tenemos que conseguir una regularidad rotunda en nuestro estadio la vieja Romareda, pese a todo lo que esta ocurriendo en la directiva donde todo lo que hace genera polemica debe de volver pienso el espiritu del SI SE PUEDE, ahora mas que nunca pero claro todo depende que se gane al Alcorcòn y las ilusiones vuelva a renacer y entre todos llevar al equipo donde tiene que estar que es en la Primera Divisiòn. Unidad frente adversidad eso ocurriò en Gijòn y como dice Jose Luis Artùs si, no se llega a ganar todos hubiesemos puesto a parir a Paco Herrera y sus chicos y tenemos incluso aficionados criticando la foto de la plantilla en los vestuarios tras la victoria de la batalla en Gijòn. Eso si lo que estan aguantando Paco Herrera eso solo lo sabe èl, totalmente de acuerdo con que es un apagafuegos la semana pasada y esta y las que vendran en fin seamos optimistas y esperemos lo mejor en el 2014 del equipo que nos interesa nuestro REAL ZARAGOZA.

Añadir nuevo comentario