Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo El Último Pase

Soberanía popular

El cliente siempre tiene la razón, reza uno de los axiomas más populares del capitalismo. Eludiendo los matices que se le puedan encontrar, alude a la obligatoriedad de aceptar cualquier tipo de queja, objeción o reclamos que el que adquiere un producto pueda tener. El aficionado al fútbol no sólo paga su abono, su entrada o unas consumiciones en el bar para poder ver el partido. También lo siente. Como dice el cántico pasarán años, jugadores, directivas, pero él siempre estará con su club y su camiseta. Por ello, la afición es soberana.
 
Un principio fundamental que en el Real Zaragoza se ha olvidado. Desde hace años, el máximo accionista viene demostrando su indeferencia a lo que pueda pensar la grada. Pero ahora su ejemplo ha llegado hasta el vestuario. Como si del propio Agapito Iglesias se tratara, Álvaro González se atrevió a pronunciar en la rueda de prensa posterior al partido del Córdoba una frase lapidaria: “Hasta hace bien poco, no sabía que se pitaba en el minuto 32”. Aseguró decirlo con total sinceridad, quedando retratado como un futbolista que, tras año y medio en la capital aragonesa, no sabe absolutamente nada del club para el que trabaja ni de la afición para la que juega.
 
Las palabras del central cántabro son consecuencia del gesto que abrió la caja de los truenos. No lo protagonizó un jugador más, sino el capitán del Real Zaragoza, el portador del brazalete, quien se giró al respetable para mandarle callar y recriminar sus silbidos en dicho minuto. Un gesto en caliente que podría haberse perdonado si se hubieran dado las explicaciones oportunas. Sin embargo, Leo Franco ha optado por el silencio, por lo que se deduce que no se arrepiente.
 
Tras la derrota en Sabadell, la Peña Zaragocista de Maluenda hizo público que Sergio Cidoncha se encaró con parte de la afición que mostró su enfado con los futbolistas a la salida de la Nova Creu Alta. Un recién llegado tomó el ejemplo de los más veteranos y fue más allá del límite.
 
Como si de la Ley Mordaza se tratara, desde el Real Zaragoza se pretende acallar cualquier conato de protesta. Desde el club se alude a que así sólo se consigue desconcentrar y presionar de más a los futbolistas. El entrenador zaragozano de la UD Las Palmas, Sergio Lobera, les ha enseñado esta semana a cómo se contesta a una afición crispada: ¿Qué me van a hacer, aplaudir? Es normal que el público pite, los resultados mandan. Nuestro trabajo es lo que debe hacer que estos pitos se conviertan en aplausos”.
 
A los futbolistas del Real Zaragoza les queda la última oportunidad del año para lograr una reconversión que se intuye complicada. De los futbolistas depende convertir esos silbidos en aplausos. Todos menos los pitos del minuto 32. La grada manda y hay que escucharla, no pretender cambiarla.

Comentarios

El que mantiene el negocio del fùtbol es LA AFICION y por su puesto que es SOBERANA. Y la nuestra la ZARAGOCISTA es el mayor patrimonio que tiene este club le pese al amo y dueño Agapito lo que pasa que desgraciadamente el gallinero aqui esta muy revuelto. Lo de Leo Franco con los Ligallos, la desafortunada declaraciòn de Alvaro sobre el minuto 32, lo de la junta directiva con los de Aupa-Zaragoza.com, lo de las peñas zaragocistas que muchas se estan dando de baja, lo del incidente del delfin de Agapito, Garcia Pitarch en el palco de Sabadell con un aficionado zaragocista, lo de Cidoncha y Leo Franco al terminar el partido en Sabadell donde los Ligallos ofendieron a estos jugadores y tubò que intervenir el canterano Alcolea para aplacar a los Ligallos. En fin todo lo que ocurre en nuestro REAL ZARAGOZA es muy triste pero en la historia de este club lo que està pasando ahora creo que no ha pasado nunca culpable el actual dueño y amo Agapito Carmelo Iglesias Garcia, los que lo trajeron que donde estan y entre todos le da igual y le importan un pimiento a nuestro REAL ZARAGOZA y los sentimientos del mayor patrimonio que tienen que es la AFICION.

Añadir nuevo comentario