Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo El Traspiés

Perseverancia

Cuatro años más tarde, Chinemelu Elonu regresa al CAI Zaragoza. Lo hace para sustituir a Henk Norel, que tras una nueva lesión se volverá a perder el 'play-off' por segundo año consecutivo. Lo del holandés comienza a parecer una maldición, aunque en esta ocasión desde los servicios médicos del club se aclara que no se trata de ningún problema grave. Sea como fuere, al poste tulipán ya no se le espera hasta la próxima campaña, en la que deberá volver a ejercer como el referente interior que demostró que puede ser. Al fin y al cabo, el presente curso no era más que de transición para él. Nunca estuvo en los planes que fuese la estrella, aunque se le echará de menos.

 

A veces resulta doloroso, pero en el deporte el hoy es lo único que cuenta y la competición obliga acudir a aquello de a rey muerto, rey puesto. En este caso, y para paliar el 'shock', la corona va a parar a manos de un viejo conocido. Willy Villar, a través de Twitter, aseguró que al CAI llegaba “uno de los nuestros”. Claro que también podría haber dicho que es uno de los suyos, pues el poste nigeriano es 'villarismo' puro y duro. Al menos, tal y como éste se entendía en un principio -sería de necios negar una gran evolución en la forma de actuar del director deportivo rojillo-. Corría el verano de 2009 y, tras un mazazo épico en forma de descenso, el club zaragozano emprendía una más que necesaria renovación en su manera de hacer las cosas. Tanto en la parte económica, en la que poco a poco el club se iría acomodando al nuevo contexto de crisis, como en la deportiva. Fue el desembarco del tándem Abós-Villar, que arrivó desde Inca dispuesto a implantar su fórmula. Algo que en los despachos se traducía en la búsqueda casi obsesiva de nuevos mercados y jugadores desconocidos que pudiesen ver en el conjunto aragonés su puerta de entrada hacia un baloncesto mejor.

 

Pues bien, Elonu fue uno de los primeros en cumplir dicho patrón. Llegó, casualidades de la vida, para suplir otra lesión, en este caso la de Rafa Hettsheimeir, y se quedó hasta celebrar el ascenso al término de aquel curso. Aquella fue su primera experiencia en Europa, su debut en el baloncesto profesional. Algo por lo que, según declaraciones ofrecidas a la página oficial del CAI, todavía está “agradecido”. El nuevo estatus de equipo ACB de los rojillos le impidió continuar y comenzó un periplo por Europa que le sirvió para madurar como jugador. Grecia, Francia y Turquía, así como una pequeña experiencia en China, le han servido para continuar asentando su juego. Para ofrecerle una nueva oportunidad en el CAI, esta vez, ya, en la élite. Los frutos de la perseverancia, palabra clave para entender la historia de Junior -como también es conocido- en el mundo de la canasta.

 

Nacido en Nigeria, aunque se mudó a Houston junto a su familia cuando solo tenía un año de edad, el joven Elonu creció golpeando al balón con sus pies, emulando a las célebres 'súper águilas' de su país natal. No fue hasta el instituto que no agarró la pelota con las manos, para no soltarla ya más. Con unas condiciones físicas bárbaras, en seguida llamó la atención de una de las grandes universidades del estado de la estrella solitaria, Texas A&M, donde ingresó en 2006. Allí, los Aggies cocinaban el que probablemente haya sido su mejor equipo en las últimas décadas. Un proyecto que en pista estaba liderado por... Joseph Jones.

 

La presencia del de Normangee, la fugaz aparición de DeAndre Jordan en 2007, actual pívot titular de Los Angeles Clippers y que sólo jugó un año en la NCAA, y la competencia de Bryan Davis, otro interior de 2,06 metros que ha desarrollado la mayor parte de su carrera en Asia, convirtieron a los Aggies en el juego interior más temido de Estados Unidos. Un 'frontcourt' especialmente físico en el que, lamentablemente, no había minutos para todos. Por ello, durante sus dos primeros años, Elonu apenas jugó pese a que, cuando saltaba al parqué, por predisposición y aptitud, sus actuaciones eran satisfactorias. Pese a que, según ha afirmado, por su cabeza llegó a pasar el cambiarse de institución, el nigeriano finalmente prefirió esperar a su momento, el cual le llegó de manera definitiva en su tercer año. Sus promedios como 'junior', 9,8 puntos y 7,3 rebotes, llamaron la atención de Los Angeles Lakers, que le reclutaron en el draft. El poste no pudo obtener un hueco en la plantilla final, pero para entonces ya había despertado el interés de Willy Villar

Añadir nuevo comentario