Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo La Quinta de París

Minuto 32

Como si de una trayectoria personal se tratara, en la que normalmente se suele decir que vale siempre quedarse en la memoria con los buenos momentos y desterrar de la mente los malos, en la rica historia del Real Zaragoza son muchas las vivencias que perduran en la cabeza de los aficionados. Casi todas ellas tienen como denominador común las grandes gestas de formaciones legendarias que, fuera en una u otra época, han ido construyendo la historia de un club del que sentirse orgulloso por espectaculares logros que muchos otros querrían para sí.

El penúltimo episodio que a modo de anécdota da una idea de lo que ha sido esta entidad se vivió el pasado viernes en el sorteo del Mundial de Brasil 2014, cuando entre los ocho mitos encargados de abrir las bolas de los emparejamientos del torneo más importante del mundo se encontraba un ex zaragocista (Cafú) junto a leyendas de este deporte como Kempes, Hurst, Ghiggia, Zidane, Hierro, Cannavaro o Matthaus. Sirva como comparativa que no había ex alguno de un club tan poderoso como el FC Barcelona, motivo añadido para que el zaragocista pueda sacar pecho.

Lógicamente, desde 1932, año de fundación de este Zaragoza moderno (sus orígenes se remontan todavía más en el tiempo) ha habido también fases de profunda crisis de las que ha habido que aprender. La actual es una de ellas. Desgraciadamente, y al igual que sucede con los momentos gloriosos, el minuto 32 en La Romareda formará parte de los libros de historia del club aragonés.

El minuto 32, el de la Agapitada, es el derecho al pataleo del sufrido aficionado que acude al Municipal cada 15 días con frío, niebla y demás condicionantes meteorológicos  que invitan más a quedarse en casa que no a hacer acto de presencia en un estadio del que hace mucho tiempo huyó el espectáculo. Y por tanto, se esté de acuerdo o no, debería ser tratado con el debido respeto por quienes visten la camiseta blanquilla.

Ante el Córdoba Leo Franco se equivocó, más allá de que posteriormente la reacción de algunos seguidores fuera un pelín exagerada (ya se encargó la otra parte de la soberana afición de reprobar según que actitudes), pero más preocupante es tener que escuchar, días después y en frío, a Álvaro decir que hasta hace poco no sabía que en La Romareda se pitaba en el minuto 32. Posiblemente la intención del central era intentar dar una imagen de normalidad, explicar que los jugadores quieren aislarse de cualquier cosa que perturbe su trabajo. No fue lo del minuto 32, por todo el significado que lleva implícito, la elección adecuada .

Convivir y conocer el problema es el primer paso para solucionarlo. Y en un club en galopante crisis institucional y social, hacer oídos sordos no lleva a lado alguno. Si Álvaro pretendía una cosa, logró la contraria: demostrar una vez más que esta plantilla tiene escasos vínculos de unión con quien realmente ha sido y será el patrimonio más valioso de la entidad, una afición que encuentra en ese minuto 32 un desahogo ante la etapa más catastrófica que ‘los viejos del lugar’ recuerdan. 

Comentarios

Que diferencias dios mio de la quinta de Paris que pasarà a los anales de la historia fùbolistica de nuestro REAL ZARAGOZA, al actual donde solo hay descomposiciòn desde que llegò el destructor Agapufo, donde todo es lio, mal sabor de boca y trsiteza. Y lo mas lamentable de todo es que muchos aficionados no se dan cuenta, pero como siga este personaje la desapariciòn del REAL ZARAGOZA, aunque nos pese cada vez està mas cerca, porque la situaciòn economica es catastrofica y estando el destructor no se ve mejoria por ningun lado. Cada vez van menos pùblica a la Romareda y el pagano esta harto muy harto de Agapito Carmelo Iglesias, de los politicos que lo metieron y que ahora y creo que siempre no han querido saber nada de nuestro REAL ZARAGOZA. Por supuesto que no me gusto lo de LEO FRANCO con los Ligallos, ni tampoco las declaraciones del joven ALVARO acerca del minuto 32, pero sin embargo la veterania siempre es un grado, MOVILLA ayer en sus declaraciones diò muestra que es un ejemplo por su edad y su verguenza torera, estarà en algunos partidos mas acertado o menos acertado pero su ZARAGOCISMO lo demnuestra de ahi digo las diferencias de un veterano curtido en mil batallas como MOVILLA a las del central de Potes ALVARO que en sus declaraciones fue un autentico pardillo. El gran MOVILLA demostro sensatez y sapienza futbolistica ahora lo que hace falta es ganar mañana en Sabadell. ¡ AUPA REAL ZARAGOZA ¡.

Añadir nuevo comentario