Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo Siete El Carril Del Diez

Gustavo Poyet y Roberto Martínez: Rock and Roll

En uno de los paralelos futbolísticos más elitistas y prolíficos del planeta, dos hombres con marcadas raíces zaragocistas se trabajan su espacio entre un elenco de nivel, y lo están haciendo con un discurso claramente definido y alejado del establecido. Dos técnicos que llevan muchos años en el fútbol inglés intentando soterrar la idea primigenia que siempre ha dominado las islas, para desde un fútbol ofensivo, alegre y protagonista comenzar a colonizar la Premier League. Y vaya si lo están consiguiendo. A Roberto Martínez y Gustavo Poyet les gusta el Rock & Roll, y sus respectivas obras interpretan a la perfección las marcadas melodías.

El uruguayo Gustavo Poyet y el entrenador natural de Balaguer, Roberto Martínez, entrenan en la Premier League al Sunderland AFC y al Everton FC, respectivamente. Dos equipos con objetivos y propósitos alejados, igual que la diferencia de status y tiempos de cada uno de los técnicos. En contra de lo que ocurriese con Poyet, la carrera como jugador de Roberto Martínez no fue demasiado brillante. El actual técnico toffee se inició en el filial del Real Zaragoza llegando a jugar un partido con el primer equipo blanquillo, en el que disputó tan solo 35 minutos. Pero su competencia no cuajó y desde la capital aragonesa se marchó al club de su localidad natal, para poco después emprender un viaje de ida hacia las islas británicas del que todavía no se conoce fecha de vuelta. Varios clubes como Wigan Athletic o Swansea City, a los que después dirigiría, fueron sus destinos en las divisiones inferiores inglesas antes de comenzar su carrera como entrenador, que precisamente inauguraría en el propio equipo galés.

"Yo de pequeño era aficionado del Real Zaragoza porque mi padre también lo era", ha llegado a declarar Roberto Martínez a la par que ha reconocido que su gol más imborrable es el de Nayim en el Parque de los Príncipes. Como hombre de fuertes convicciones, ‘Bob’ Martínez –así es apodado en Inglaterra- ha cambiado la filosofía de fútbol de todos los equipos que ha dirigido. Primero fue el Swansea. El equipo galés ha continuado el rumbo que marcó durante dos años el catalán y sigue apostando por el toque y la técnica. Después llegaría el Wigan; su primer club Premier, y al que transformaría de nuevo su idea de entender el fútbol. Con los Latics, Roberto Martínez iba a lograr su primer, y hasta ahora único, título en la élite del fútbol británico. Tras la extraña sensación que supuso conseguir ganar la FA Cup con un equipo menor y acabar descendiendo ese mismo año, pero con el orgullo de haber marcado un camino a seguir, el catalán emigró este verano hasta Merseyside para entrenar al Everton FC. Su aventura en el club de Liverpool está siendo muy buena, y, como no, el Rock & Roll se está manteniendo como baile bandera para convertir a Roberto Martínez en uno de los entrenadores más reconocidos del panorama futbolístico inglés.

Gustavo Poyet comenzó su carrera como técnico principal el mismo año que Roberto (2007), aunque ha ido más despacio. El Brighton & Hove Albion FC fue su único club durante seis años, donde el uruguayo implantó también su filosofía de fútbol alegre y dinámico y estuvo cerca de lograr el ascenso a la Premier. Porque a pesar de que Roberto y Gustavo prefieran un juego preciosista en el que se sienten protagonistas desde la posesión, los dos han añadido aspectos del fútbol británico a su plan y muestran una competitividad absoluta con sus equipos, algo sin lo que, evidentemente, no se elogiaría su idea elegida. En octubre de este año Poyet firmó con el Sunderland AFC, el primer club que iba a dirigir en la Premier League, y al que a cada nueva actuación se le reconocen más rasgos de su filosofía futbolística. Tras recogerlo en el último puesto de la Premier y a seis puntos de la salvación, lo puso a competir, y el equipo del nordeste de Inglaterra ya está con puntuaciones similares e incluso superiores a las de sus rivales por eludir el descenso, se encuentra en cuartos de la FA Cup y hace unos días disputó la final de la Capital One Cup.

Wembley. El emplazamiento donde vuelven a unirse las trayectorias de dos entrenadores con pasado blanquillo. Este último domingo, el Sunderland de Poyet disputó allí la final de la Capital One Cup –después de eliminar a Chelsea y Manchester United en rondas anteriores- frente al Manchester City, el mismo equipo ante el que `Bob’ logró contra todo pronóstico ganar la FA Cup de 2013; también en Wembley. Un tanto de Borini en los primeros instantes del choque hizo soñar con que la historia podía volver a repetirse, pero la calidad individual de los citizens decantó un duelo al que los pupilos del uruguayo nunca perdieron la cara. Pese a ello, estamos ante dos técnicos jóvenes y con una proyección sublime que seguro seguirán compitiendo en el futuro, y siempre, siempre, siempre bailando su música favorita. 

Añadir nuevo comentario