Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo Tiro Libre y Posesión

Europeísmo, siempre

Dícese europeísta aquella o aquellas personas que comparten y promueven la unificación de los distintos confines del territorio europeo. Lejos ha quedado el Viejo Continente de las fronteras, de las murallas invisibles o del gélido y cortante Telón de Acero. Se quiera o no, todo ha tendido a una aproximación pacífica al europeísmo. El pasado miércoles, el CAI Zaragoza alzó la voz sobre su intención de voto en un hipotético referéndum por una Europa unida. La aguerrida victoria frente al Telekom Bonn (71-60) fue jaleada con doble motivo por el Príncipe Felipe: el conjunto rojillo regateó la defenestración de la Eurocup y, merced al  tanteador de -11 con el que los alemanes pusieron rumbo de regreso a la tierra de la cerveza, el CAI depende de sí mismo para pasar el corte en las dos últimas jornadas de la competición. Además, se aseguró la ventaja en un futurible empate a tres con el Bonn y el Gravelines.

Por momentos, el caísmo se creyó dominando la variable espacio tiempo para volver tres décadas atrás. Como con la percepción de rebrotar viejos fuegos continentales que se pensaban extintos. Y todo ello, si por alguna eventualidad fue posible, no fue porque el CAI desplegase la tela roja de la excelencia o afinase su mira telescópica fulminando el aro rival, no. El coraje, la entrega, la casta, el vigor, la rasmia (dígase como se quiera)… Fueron las cualidades que miran más lejos que el propio talento las que permitieron experimentar al caísmo un estado próximo al Nirvana baloncestístico.

En la franja horaria de los dos últimos miércoles por la noche, el Príncipe Felipe fue testigo del zénit en arrojo y brío por parte de los jugadores locales. El Alba de Berlín fue aniquilado (75-50) en una simbiosis avanzada entre vehemencia y alteza. Monos rojos empapados de trabajo y quilates de baloncesto se confabularon con el CAI para dar a luz la mejor noche europea que recuerdan los ojos caístas en mucho tiempo. Los alemanes probaron el veneno rojo que suele borbotar en el Felipe con visitantes venidos desde lejanos parajes. Eso fue ante algo más que una eminencia como el Alba de Berlín. Siete días más tarde, los tambores de guerra volvieron a retumbar para que sus compatriotas del Bonn Telekom alemán también acabasen con la toalla encima del parqué.

De nuevo, la combatividad, el hambre, la beligerancia (siempre en positivo, entiéndase) fueron las luces que enfocaron el camino a la victoria. La misma senda que ha conducido al CAI a practicar el europeísmo con convencimiento. Esas virtudes, tan decisorias como puede serlo un triple con el reloj detenido en múltiplo de cero, son las que evitarán que el trasiego de posesiones y jugadas (80 minutos a la semana de alta, altísima, competición) atoren al conjunto de José Luis Abós en la Liga ACB. En la rutina doméstica, el conjunto rojillo ha patinado en tres de los últimos cuatro encuentros, aunque bien es cierto que fueron resbalones con feroces contendientes. Sirvan Valencia o Barcelona como ejemplo.

Este sábado el CAI Zaragoza ha de plantar cara al Fuenlabrada. De partida, ha de prevenirse como si su rival procediese una aldea perdida en los Urales rusos y como si en lugar de sábado el envite oliese a miércoles por la noche. ¿Europeísmo? Claro, siempre. 

Comentarios

Thank you Cody for this wonderful page! canada goose expedition parka http://www.marcorovelli.it/stampa/parka.aspx?6

Añadir nuevo comentario