Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Estado durmiente

Si bien es cierto que la victoria in extremis frente a Iberostar Tenerife ha despejo bastante de nubes el horizonte del CAI Zaragoza, sigue existiendo un gran margen de mejora y elementos del juego que aún no carburan como deberían. Joaquin Ruiz, que se estrena esta temporada al máximo nivel, y varios integrantes de la plantilla, que debutan en ACB, están pagando en cierta medida el precio de la adaptación, pero el potencial existente se vislumbra de manera clara.
 
Varios integrantes de la plantilla y el cuerpo técnico están pagando el precio de la adaptación al máximo nivel ACB.
 
El juego interior, con Landry, Jelovac y Katic, a la espera de que Norel recupere la confianza, es lo que más destaca. Todos ellos generan opciones para sus compañeros y para sí mismos, sobre todo en el caso del estadounidense que fue un pilar fundamental en la primera victoria de la temporada. Pero hay un aspecto del juego que falla de manera clara, la aportación de los hombres exteriores. Se fallan muchas opciones desde la línea de 6,75. Frente a Joventut se anotaron 4 triples de 15 intentos y contra Iberostar Tenerife 2 de 20, un pobre bagaje que lastra en gran medida las opciones de triunfo.
 
Perè Tomás, Joan Sastre, Chris Goulding y Jason Robinson, hombres encargados de aportar desde el perímetro, no acaban de rendir al nivel que se espera de ellos. Además, Llompart y Lisch desde la dirección tampoco suman demasiado en la faceta anotadora.
 
Pese al último triunfo, hombres como Robinson o Goulding deben elevar su nivel y aportar mucho más.
 
Cierto que no siempre se tiene la suficiente claridad en ataque circulando el balón, pero cuando se tiene se fallan opciones claras y tiros exteriores liberados. En el último cuarto del último encuentro Kevin Lisch solucionó en parte este apartado leyendo muy bien el momento y repartiendo asistencias (termino con 6 asistencias en su haber), pero el resto del encuentro y durante el primer partido de la temporada el CAI  adoleció de falta de claridad en ataque.
 
Gracias a la victoria frente al equipo tinerfeño la confianza del equipo y sus integrantes debe de subir y evitar así entrar en una dinámica negativa. La canasta de la victoria de Robinson, la aportación de Goulding en los últimos compases pese a no anotar de tres, Jelovac tomando responsabilidad, pequeños detalles para creer y crecer.
 
Pero de momento, el juego exterior del CAI se encuentra en estado durmiente, debe despertar.

Añadir nuevo comentario