Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo La Quinta de París

Detalles

No fue para tirar cohetes la victoria ante el Alavés, pero sí victoria a fin de cuentas que sirve para estrenar el casillero de triunfos del Real Zaragoza. Valió también para alejar los fantasmas aparecidos en los dos anteriores partidos en La Romareda, en los que tanto Osasuna como Sabadell acabaron empatando en los instantes finales. Por momentos pareció que se podía repetir la historia frente a los vitorianos, pero fue más sensación psicológica que real, ya que la seriedad blanquilla y el apoyo de la grada en el tramo final hicieron lo suficiente para evitar sustos.
 
No fue un gran Real Zaragoza, pero sí un equipo apañadito en la segunda parte que dejó detalles de futuro para la esperanza si poco a poco se va engrasando la máquina y se eligen las piezas adecuadas. El meta Whalley, por ejemplo, volvió a demostrar a sus 20 años que no es un capricho de Víctor Muñoz, sino que tiene cualidades de sobra para defender la portería blanquilla. Sus reflejos evitaron que el Alavés encontrara el gol.
 
También va cogiendo forma la defensa. La experiencia de Fernández en el lateral derecho le hace prácticamente inamovible. En el centro de la zaga se combinó el desparpajo y valentía que aporta la juventud del nuevo descubrimiento, Vallejo, con la veteranía de Mario. Y por si las moscas, otro futbolista curtido, Rubén, 'vigila' desde el banquillo. Aunque quizás, lo más interesante fue comprobar que Cabrera es el elemento perfecto para  taponar el agujero en el que se que había convertido el costado izquierdo de la zaga. Gran partido del uruguayo, que si logra canalizar y controlar su carácter puede ser básico en el sistema de Víctor Muñoz.
 
También en el centro del campo comienzan a tenerse las cosas claras. Dorca y Ruiz de Galarreta forman un doble pivote titular indiscutible. Ambos tienen capacidad creativa y se sienten cómodos cuando dominan la situación desde campo contrario, como sucedió en la segunda parte ante los vascos. El problema es que sufren mucho sin balón, de lo que el Zaragoza se resiente. En la medular falta por encontrar soluciones definitivas para las bandas. Eldin, que fue suplente de Nieto, pegó un puñetazo en la mesa en el segundo acto jugando por la izquierda y evidenciando que es uno de los futbolistas con mayor calidad del plantel. En la derecha falta ver si Javi Álamo acaba de serenarse o bien es Pedro el que finalmente ocupa el puesto. La llegada que tiene el futbolista procedente del Córdoba es una garantía.
 
La punta de ataque no puede tener otro dueño que Borja Bastón, unos de esos delanteros que se pega con todo y que es capaz de aprovechar las pocas ocasiones que se le puedan presentar. Ese  perfil de punta es básico para Segunda División, una categoría en la que las opciones de gol escasean y en la que hay que tener un índice de efectividad alto. Como compañero de Borja arriba gana enteros Willian José. Gustó su juego y movilidad de entre líneas, aunque quizás le falte todavía más convicción a la hora de buscar el remate.
 
Lo dicho, sólo son detalles. Pese a ganar, lo que no ha cambiado es que el Real Zaragoza sigue siendo un conjunto limitado y condicionado por los diferentes acontecimientos que ha vivido durante el verano. De saber exprimir al máximo las virtudes, disimular como se pueda los defectos y acabar de construir un equipo en el más amplio significado de la palabra dependerá el éxito o fracaso de la temporada.

Añadir nuevo comentario