Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo Siete Metros y Dos Minustos

Análisis del Europeo de Balonmano 2014 (2/2)

GRUPO C:
 
SERBIA: Pese a que en las dos últimas citas importantes (JJ. OO y Mundial 2013) no pasaron de cuartos de final y octavos respectivamente, no hay que olvidar que son los actuales subcampeones de Europa. Y es que este bloque, liderado por Momir Ilic y sustentado en la portería (Stanic) y en jugadores como Sesum y Vujin, está llamado a ser uno de los aspirantes a todo en este campeonato.
Lo mejor: Como martillean la portería rival una y otra vez, sobretodo desde la primera línea, con los jugadores arriba mencionados.
Lo peor: La rudeza, muchas veces al límite del reglamento, que les hace un rival temible también a nivel defensivo.
 
FRANCIA: No le hace falta ninguna presentación. Narcisse, Karabatic, Omeyer, Accambray, Sorhaindo, Jérome, etc. Siempre favoritos a todo pero a un nivel años luz de aquella selección campeona de absolutamente todo. Los franceses son conscientes de que se acerca el final de una generación de ensueño y que están ante una de sus últimas oportunidades de obtener otro título para poner un broche de oro a este equipo.
Lo mejor: Prácticamente todo. Es difícil destacar algo en concreto. La calidad individual, pero también grupal, la hacen temible pese a no estar a su mejor nivel.
Lo peor: El bajón dado con respecto a citas pretéritas en las que fueron una de las mejores selecciones de la historia del planeta balonmano. Además el "alter ego" de muchos de sus jugadores no han favorecido el devenir del combinado galo.
 
POLONIA: Un conjunto muy compenetrado, con un juego endiablado y con nombres como Jurecki, Jaszka, Szmal, Lijewski, Jurkiewicz y el mito Karol Bielecki. Dio mucho juego en el Mundial de España y será un hueso duro en un grupo complicadísimo (El más competitivo de los cuatro, sin duda). Del estado de forma de sus pilares, dependerá buena parte de sus aspiraciones.
Lo mejor: Los nombres. Muchas individualidades y jugadores muy interesantes como el guardameta Szmal (Kielce), Lijewski (Rhein Neckar Löwe) o Jaszka (Füchse Berlin).
Lo peor: La endeblez defensiva. Sin duda su talón de Aquiles. Aún más palpable si cabe con defensas abiertas.

 
RUSIA: El cambio generacional trajo consigo dudas pero también ha traído un cambio de filosofía. Atrás quedan esos tipos corpulentos que disparaban misiles tierra-aire desde 12 metros. Ahora el virtuosismo y dinamismo es la clave. Escuela escandinava para el cuadro ruso que demostró en el Mundial del pasado año, que este estilo nuevo aún tiene que cuajar... pero tiene muy buena pinta.
Lo mejor: Konstatin Igropoulo. Sin duda el mejor jugador de esta selección y que mantiene la esencia del antiguo juego soviético.
Lo peor: La inexperiencia en cuánto al nuevo juego aprehendido. Aún le falta un peldaño a esta selección para competir de tú a tú a España, Dinamarca o Francia, con esta nueva filosofía. Quizás en el Europeo les haya llegado ese momento.
 
GRUPO D:
 
CROACIA: Con cambios de generación o sin ellos, ahí sigue la selección croata, tan peligrosa como siempre y con armas de lujo para batir a cualquier rival. El ¡balones a Ivano! ya es historia. Ahora son los Vori, Cupic, Kopljar, Gojun, Strlek, liderados por Alilovic en puerta y por el mejor jugador del Mundo 2013, Domagoj Duvnjak en el central. Su misión no puede ser otra que conquistar el europeo. Rival temible.
Lo mejor: Cuentan con el mejor jugador de este pasado año y eso se tiene que hacer notar. El del Hamburgo lo ha sido por méritos propios. A tener muy en cuenta el siete inicial con jugadores de talla mundial. Quizás el mejor siete de toda Europa.
Lo peor: La defensa en los exteriores. Lacra durante años en los combinados croatas pero solventada con dos grandísimos guardametas (Losert y Alilovic).
 
SUECIA: En los preparatorios cayeron dos veces contra España pero ganaron una. No son la selección temible de antaño pero tampoco son un equipo fácil de batir. Ganar el europeo se antoja imposible pero las semifinales podrían ser una opción, al contar con un grupo asequible (quitando a Croacia claro).
Lo mejor: La base de equipo que han creado los suecos y su letal contraataque. Sin duda, su arma más poderosa. Atrás quedan los tiempos de cañoneros.
Lo peor: Quizás falte un líder nato. Algún que otro aspirante: Källman, Jernemyr, Karlsson o du Rietz. Ninguno con el suficiente carisma como para liderar la selección escandinava.
 
BIELORRUSIA: Dinamo Minsk + Siarhei Rutenka. Y con esas, a jugar. Le pasa algo similar que a Macedonia. La clave de su meridiano éxito es una base grupal creada a base de jugar todo el año juntos y compenetrados. Si a eso le unimos a un lateral capaz de asegurarte del orden de 8 a 10 goles todos los partidos... tenemos a una selección que dará guerra y que probablemente pasará de fase. Pero ahí quedará la historia de la selección bielorrusa en este europeo.
Lo mejor: Da hasta vergüenza volver a repetirlo: Siarhei Rutenka. Líder único e indiscutible de esta selección. Él sólo es capaz de ganar partidos. Lo vimos en el Mundial.
Lo peor: Y cuándo no está él, se nota y mucho. Si se le dosifica en defensa, entonces aparecen los problemas en la 6-0. Si no se le dosifica, el equipo nota su ausencia en los períodos de tiempo que Rutenka está en el banquillo.
 
MONTENEGRO: Cenicienta con demasiado veneno. Fue capaz de dejar a Suecia fuera del Mundial 2013 pero luego realizó un papel más bien discreto en él. En las citas previas al europeo llegó a vencer a Alemania (La gran ausente de este europeo) por 4 tantos. Típica selección balcánica, juego rudo, de fuerza y poco más para una selección que puede ser la revelación del grupo.
Lo mejor: Jugadores como Perisic, Mrvaljevic, Mijatovic o Rakcevic pero no llegan a ser determinantes en el juego como lo son los integrantes de otras selecciones. Su condición de "tapado" puede hacerle llegar lejos.
Lo peor: Sufren mucho en defensa, especialmente en ataques largos. No existe un jugador especialista en la línea de los seis metros defensiva.

Añadir nuevo comentario