Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo Siete Metros y Dos Minustos

Análisis del Europeo de Balonmano 2014 (1/2)

Arranca el Europeo de Dinamarca 2014, un año después de que la selección española de balonmano se alzara con el mayor de los laureles por segunda vez en su historia. Título maldito los europeos, en dónde nuestro país ha sido tres veces finalista, una medalla de bronce y tuvo el honor de celebrarlo en 1996.
Ni siquiera aquella tremenda generación campeona del mundo en Túnez 2005, obtuvo el metal más preciado (Si bien fue finalista en 2006 aunque cayó con contundencia ante Francia).
Desde que se iniciara su celebración dos años antes, en 1994, tan sólo cinco selecciones han conseguido el título de campeón de Europa: Suecia (x4), Francia y Dinamarca (x2), Alemania y Rusia.
 
España no dará luz verde al torneo. Será el Islandia vs. Noruega a las 16.00. Poco más de dos horas después, debutarán los Hispanos ante Hungría. Para quién no sepa cuál es el sistema de eliminatorias, explicar que hay cuatro grupos (como en fútbol) de cuatro equipos cada uno. Los tres mejores pasarán a una segunda fase con dos grupos de seis equipos cada uno y arrastrando puntos (Es decir, los puntos contra los rivales que ya se hayan enfrentado, contarán para la segunda ronda, al coincidir en el grupo, pero no se volverá a jugar contra esos combinados). Los dos mejores de estos dos últimos grupos, irán directos a semifinales y de allí a la final.

Huelga decir, que esta columna será durante estos días un hervidero de opiniones en torno al Europeo. Os espero aquí para debatir con vosotros todo en torno a este campeonato marcado por las lesiones que azotan prácticamente a todas las selecciones participantes.
En esta primera entrega, os dejo un pequeño análisis de ocho de las dieciséis selecciones y sus opciones en el torneo, para que vayáis abriendo boca. El próximo martes, el análisis de las otras ocho
 
GRUPO A:

DINAMARCA: La anfitriona, la eterna aspirante a hegemonía mundial pero clara dominadora en Europa o, al menos, última. Prácticamente el mismo bloque que en citas pretéritas: Landin, Lindberg, Toft Hansen, Eggert y el siempre incombustible Mikkel Hansen. Juegan en casa y están rabiosos por el atropello sufrido en el Mundial de España. Son el claro favorito en todas las apuestas para alzarse con el título.
Lo mejor: Su finalización, en extremos y siete metros son devastadores y en tiro exterior andan sobrados con Hansen o Lauge.
Lo peor: El factor "casero" puede ser algo a tener muy en cuenta. En este tipo de campeonatos, los colegiados tienden a favorecer, en acciones dudosas, al equipo que juega al calor del hogar. Y Dinamarca puede aprovecharse de ello.
 
REPÚBLICA CHECA: Tras perderse la cita mundialista, los checos no quieren venir de paseo. Pese a tener un grupo rocoso, quieren demostrar que lo del europeo de Austria 2010 (donde fueron octavos) no fue un error y que hay vida más allá de Filip Jicha, el cañonero del Kiel.
Lo mejor: Sin duda y como hemos mencionado, Jicha. No sólo ataca, también defiende, y junto a Kubes (Melsungen), hacen una de las parejas más potentes en materia defensiva. Habrá que poner un ojo también en  Pavel Horak.
Lo peor: La Jichadependencia. Sabedores de que gran parte de su éxito pasa por el estado de forma del lateral checo (Fue el máximo goleador del equipo en 5 de los 6 partidos de la fase previa), le confiarán su suerte y harán un balonmano demasiado previsible.
 
FYR MACEDONIA: Ya nos demostraron en la fase previa, que sin individualidades y sin nombres, también se puede tener un equipo competitivo y tremendamente eficaz. El conjunto balcánico se basa en la casi totalidad de la plantilla del Skopje más el lateral del FC Barcelona Kiril Lazarov, estrella sin duda del combinado macedonio. Esperan no pasar de puntillas por su tercera cita europea.
Lo mejor: La compenetración del bloque al jugar prácticamente juntos todo el año y entrenar a diario a excepción de unos pocos jugadores.
Lo peor: La falta de calidad en la segunda línea, así como a nivel defensivo a la hora de acudir a grandes citas.
 
AUSTRIA: La cenicienta de la competición se quiere hacer mayor. Pese a que sólo ha disputado una vez el europeo (Y fue gracias a que lo celebró en 2010), los resultados previos al campeonato y la fase de clasificación, fueron bastante meritorios, y demuestran que estos jugadores han sabido crecer desde la cita en casa -dónde, por cierto, fueron novenos-.
Lo mejor: Raúl Santos (Gummersbach) y Viktor Szilagyi (Bergischer) son la cara y la cruz. La juventud frente a la veteranía, pero ambos piezas clave de este equipo. Los dos juegan en Alemania y ambos fueron nacionalizados para poder jugar. Son dos de los pilares del combinado austríaco.
Lo peor: La falta de experiencia en citas de renombre la convierten en una buena aspirante a luchar y ganar a algún partido, pero le hace tener opciones remotas de clasificarse. Para ello, deberá vencer a Macedonia, su, a priori, rival por el pase a la segunda fase.
 
GRUPO B:

ESPAÑA: No creo que haga falta demasiada presentación. Junto a Dinamarca es la clara aspirante a ganar el título y proclamarse campeona de Europa por primera vez, pero no lo tendrá fácil. El grupo no es especialmente complicado, pero si lo pueden ser los cruces (Grupo A), dónde se podría medir ya por primera vez con Dinamarca. Aún así, estamos ante la mejor generación de jugadores de la historia del balonmano español. Y tenemos que aprovecharlo.
Lo mejor: Nuestra defensa. Sin duda. Edificada en torno a Viran Morros pero sustentada en todos y cada uno de los pilares defensivos, funciona igual cerrada (6-0) que abierta (3-2-1 o 5-1).
Lo peor: Hasta hace nada una de nuestras lacras era el tiro exterior, que sigue siendo un hándicap en ciertas situaciones de partido. Algo que se ha solventado, en parte, gracias a Jorge Maqueda.

ISLANDIA: La eterna aspirante, la eterna "quiero y no puedo" pero el siempre peligroso conjunto islandés sabe de qué va la historia. Y la historia dice, que es uno de los conjuntos más correosos del viejo continente. Con un contraataque ordenado y un juego rápido y primoroso, tiene en Aron Palmarsson el relevo natural del gran Olafur Stefansson.
Lo mejor: La imponente velocidad y la quinta marcha que mete a los partidos, que la hacen temible a los ojos de cualquier rival.
Lo peor: Precisamente la debilidad que muestran si "no se les deja correr". En defensa son fácilmente superables, especialmente si utilizan defensas cerradas.

HUNGRÍA: La baja de Lazslo Nágy ha sido una faena para la plantilla magiar, que ve reducidas exponencialmente sus opciones de hacer un gran papel en el torneo. Cuenta con jugadores de calidad individual pero será difícil que Hungría pueda borrarse el nombre de "aspirante a hacer algo grande" de la espalda. No hasta que el fenomenal lateral del Veszprém se recupere.
Lo mejor: Nombres como Gabor Csaszar, Szabolcs Zubai o Tamás Mocsai, integran una plantilla competitiva que, sin duda, dará quebraderos de cabeza a otros equipos pero a la cuál le falta un pequeño escalón para poder optar a cosas grandes.
Lo peor: La lesión de Nágy, que le ha restado un valiosísimo potencial tanto ofensivo como defensivo.
 
NORUEGA: Siempre a la sombra de su homónimo femenino. Como buen equipo escandinavo, basa su poderío en "correr" y practicar un juego rudo en defensa (Que no ilegal). La nota muy positiva la pondrá Bjarte Myrhol, que tras recuperarse en 2011 de un cáncer, volverá a disputar una gran cita, meses después de ser fichado por el Rhein Neckar Löwen alemán.
Lo mejor: Borge Lund (Bodo) y Havard Tvedten (Aalborg) son la cara y la representación de este típico estilo de juego noruego. Ambos tienen una velocidad endiablada pese a su edad y una finalización exquisita en los últimos metros.
Lo peor: Demasiada inexperiencia como para poder hacer frente a cualquiera de las otras tres selecciones del grupo. Debería quedar apeada en primera ronda.

Añadir nuevo comentario