Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo Siete Red Hell District

¡Viva el basket!

Escribo estas líneas tras haber visto escaparse un partido inexplicablemente. Después de vencer por 13 y asomarse una sonrisilla traviesa con la técnica a Shermadini y sus 5 puntos seguidos. Después de haber comenzado a soñar, pecado de avaricia justamente castigado, con la primera plaza. Después de golpear con frustración mi mesa tras los últimos segundos de este infausto partido.

Pudiera ahora dejarme llevar por la rabia y la impotencia de la inmediatez de la derrota, pero no voy a hacerlo. Tal vez sea, como reza mi columna, un optimista irreductible. Pudiera hablar de los tiros libres de Jones, pero no creo que eso sea constructivo, ni que sea esa la causa de nuestra desdicha. Arde la red con el despropósito de esta derrota, por dos puntos, en la cancha de la Virtus de Roma. Una derrota que deja al equipo metido en la segunda ronda de la Eurocup.

Si bien es cierto que las circunstancias no deben endulzar los fallos de la victoria que hubiera sido si los de Abós hubieran atado el cuarto parcial, yo firmo seguir celebrando estas derrotas.

Cuando hoy alguien hable del desastre del CAI de anoche, romped una lanza en favor de vuestro equipo. Sacad pecho porque, si bien en las victorias es cuando el equipo disfruta de su afición y viceversa, es en las derrotas cuando uno y otro se necesitan. Henchíos de orgullo porque, cuando el 7 de enero el balón continental vuelva a botar, el CAI Zaragoza estará ahí para encestarlo. Y eso ni es por haber jugado mal, ni es por suerte, ni desmerecimiento, ni nada de lo que puedan llegar a decir. Es, simplemente, deporte.

Deporte, señores. Ni focos, ni gomina en el pelo. Ni sonrisas a las cámaras ni firmas de autógrafos. Dejemos eso para Deportes Cuatro. Esto es otra cosa.
 
Esto es competición, y aquí se trata de crecer. De pasar de ronda. De olvidar mañana las agujetas. De ampollas en las manos, de luchar y seguir entrenando. Y sí: de perder, como en Roma. Pero también se trata de la obligación de levantarse. De que esta derrota no hunda al equipo, sino que sirva para espolearlo el próximo domingo contra un Herbalife que pague los platos rotos. Competir es lo que supo hacer este equipo tras la derrota en el Palau. Y, sin duda, sabrán hacerlo después de esta remontada.  

Dejar salir la bilis que hoy sube por nuestras gargantas, esa desazón tras la derrota, de nada sirve. Lo que sí sirve es analizar esos errores junto con nuestros aciertos, que no son pocos. Hoy castigamos a nuestro equipo porque, en su primera participación europea, ha dejado en la cuneta a sus rivales y avanzará a la segunda ronda. Gritamos a nuestro equipo porque hoy, mañana y siempre, esperaremos lo mejor de él.  Porque a pesar de que para nuestro equipo esto pudiera ser bastante bueno, ni mucho menos será, nunca, suficiente.

Así es el deporte. Así es el basket. ¡Viva el basket!

Añadir nuevo comentario