Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo Siete Red Hell District

¡Qué sea una fiesta!

En unas horas el CAI Zaragoza afronta su último partido de primera ronda de la Eurocup. Sin presión ni nada que perder. Ya estamos en el Last 32. El objetivo está cumplido. A partir de ahí, sólo sumar. Ganar por 18 puntos, esa lejana proeza que pudiera alzarnos al segundo puesto o simplemente regalar una victoria al Felipe tras el agridulce sabor de ese triple de Roll en unas Islas que no tuvieron nada de Afortunadas; esos son los alicientes. Terminar con victoria nuestra primera ronda en Europa, ante el equipo revelación del grupo, en nuestra cancha, en el Felipe, haciendo disfrutar a pequeños y mayores. Sería ciertamente bonito, aunque no sea obligatorio.

Si bien puede ésta ser una oportunidad para ver en acción, si es que llegan los papeles, a Urtasun; o bien de dar minutos a Sergi García, Laszlo Dobos o Javi Marín, amén de que el equipo ande necesitado de un urgente descanso, el respetable no entiende de medias tintas. La cabeza habla de reservar, pero el corazón no. Como bien dice José Luis Abós, este equipo se construyó sobre una sola base: no renunciar a nada. Así llegó hasta donde está. Esta noche la Marea busca disfrutar de un partido de nivel, de uan noche europea más, de una victoria que confirme nuestra plaza como un bastión inexpugnable en el Viejo Continente y siembre temor en la segunda fase. Eso fue lo que nos ganamos el año pasado, y así queremos cobrar nuestro premio. Es momento de recuperar el carácter, la rabia y la confianza que caracterizan a este equipo después del varapalo. Que tiemblen aquellos que, desde todos los rincones de Europa, tengan que visitar Zaragoza

Una doble revancha por el triple que debió ser y no fue, pero también una recompensa por aquel último cuarto en Francia que nos arrebató las mieles de una victoria construida en los otros tres parciales. Un partido para resarcirse por dos veces, para superar el resquemor que dejan las malas sensaciones. Las de Gran Canaria y las de Dunkerque. Las del triple y las de aquel fatídico parcial. Si el deporte es cuestión de sensaciones, la nuestra comienza a recuperarse hoy a base de mates, tapones, triples e imposibles. De desquite, puro y duro. 

Que este partido nos sirva para dar un paso, otro más, hacia delante, y no caiga en el olvido. Que la Marea Roja se lo pase en grande. Que veamos a Marín, a Sergi García, a Urtasun, a todos anotando canastas. Que la victoria vaya dedicada, por supuesto, a Jon. Que el Príncipe Felipe se vista de gala para rugir de nuevo. ¡Qué sea una fiesta!

Añadir nuevo comentario