Logo Aragon Sport

El primer periódico multimedia del
deporte en Aragón
Logo Facebook Logo Twitter



Logo Siete Metros y Dos Minustos

¡Hagan sus apuestas!

Inmersos ya en plena Main Round, toca analizar lo que ha dado de sí la primera fase de este Europeo de Balonmano 2014, que parece, quiere postrarse ante Dinamarca, Croacia, Francia o España como vencedores. ¿El eterno dueto croata-galo cuyo affair dura ya más de una década, o los dos conjuntos engrandecidos de un tiempo a esta parte como son los combinados danés y español?

Lo que sí podemos decir con certeza es que no ha habido un dominador claro. Ninguna selección parece estar por encima del resto. Ni siquiera la anfitriona, cuyo dominio en casa debería ser absoluto y casi insultante. Y sí. Han ganado todos los partidos (Incluido a España). Pero tampoco han hecho gala de un balonmano exquisito. Y es que los daneses se han apoyado mucho en sus dos grandes estrellas, Mikkel Hansen y Niklas Landin y en sus extremos, Eggert y Lindberg, para fomentar su, de momento, reinado a domicilio.

Tampoco España, actual campeona del Mundo, ha dado muestras de poder vencer a cualquier selección. Hungría fue un mero sparring (Se nota la baja de Nágy), pero ante Noruega e Islandia hubo que sudar tinta para poder ganar. Y contra los daneses se cedió, aunque se mejoró la imagen de la gran lacra de esta selección: el ataque posicional. La entrada de Julen en el partido ante Austria, es la mejor noticia de cara a mejorar este hándicap.
Por su parte Francia sigue siendo la temible Francia. El domingo ganó a otra aspirante, Croacia, con un balonmano práctico pero certero, que sigue teniendo en Nikola Karabatic a su mejor aliado. Pero la nueva generación francesa viene pegando fuerte y los Omeyer, Narcisse o Sorhaindo ya son historia a la hora de sacar las castañas del fuego.

Croacia, personalmente, me parece que debió obtener algo más contra Francia. Ha desplegado el mejor balonmano de los cuatro arriba mencionados (De momento) y tanto su primera como segunda líneas son temibles. Y para que decir nada de la portería, con porcentajes de acierto de otro planeta (Alilovic, Losert). Probablemente sean el rival de Dinamarca en semifinales (El nuestro entonces sería Francia) y desde luego no lo van a tener nada fácil los anfitriones si quieren llegar a su final.

En este grupo de cuatro semifinalistas, metería con temor a Suecia. Su única posibilidad pasa por vencer los dos partidos que le quedan (Polonia y Francia, algo que se antoja complicado), y así conseguiría clasificarse para la siguiente fase. Y he decidido meterla en las quinielas por cómo le jugó a Rusia el domingo. Si en vez de a ratos, los suecos consiguen desplegar ese balonmano de una manera constante… podríamos estar hablando de otro semifinalista distinto a la cuaterna de aspirantes que he propuesto.

De lo extradeportivo poco más queda que añadir. Las entradas a los pabellones han sido un éxito, y más si contamos con la tradición balonmanística de un país como Dinamarca.

Los colegiados muy a la altura de un evento de estas circunstancias y, cómo no, la eterna problemática del “caserismo”. Lo pudimos ver en el España vs. Dinamarca, como algunas acciones fueron pitadas de manera más indulgente, según en qué área sucediese.

Para los que estáis deseando que dé un pronóstico… Bueno, está bien:

1°/ España: Me lo dice más el corazón que la razón, pero si jugamos como sabemos y, sobretodo, ahora que hemos recuperado a Julen, podemos estar más que tranquilos de que seremos, por primera vez, campeones de Europa.

2°/ Croacia: Si despliega su balonmano, Dinamarca lo pasará muy mal, por mucho que juegue de local y juegue sin presión. La presión ya la lleva de serie: ganar su europeo.

3°/ Dinamarca: Si todo sucede como estoy intentando adivinar… Dinamarca se resarcirá en la final de consolación y vencerá ante su público a Francia.
 
¿Y vosotros? ¿Os atrevéis a dejar un pronóstico? ¡Espero vuestros comentarios con evidencias y “videncias”!

Añadir nuevo comentario